Porque le dije No a la Maternidad

Lo primero que debes saber que no estoy en contra de la maternidad, la paternidad o lo más cercano a ser responsable de otro ser humano. Entonces, si crees que estoy en contra, estás equivocado. Respeto profundamente el papel de ser madre, tan profundamente que solo pensarlo me pone ansiosa.

Así que, quédate conmigo unos minutos a través de este post y explora conmigo las preguntas clave que me hice y que me ayudaron a decir no a la maternidad, y es una decisión que no cambiaré.

Vengo de una familia poco convencional, fui criada por una madre muy fuerte, con un sentido de la responsabilidad que no he visto, aún hoy, en muchos, pero también fui criado – en mis primeros años- por un padre que pensaba en hacer lo mínimo debería ser más que suficiente e incluso pedía ser celebrado por ello. Entonces, tengo, por un lado, una madre que hizo todo lo posible para enviarme a una de las mejores universidades en México, y un Padre que cuando le dije mi inquietud sobre mis alternativas de estudio dijo  que  si él pudo con la universidad local, debería ser suficiente para mí “Si eso fue bueno para mí, eso es bueno para ti”, de nuevo solo lo mínimo.

Esto me obligó a tomar una decisión sobre la dirección de mi vida y también sobre cómo definir mi autoestima. En ese momento crucial, pensé: ¿Cómo puede ser que si no elegí a estas personas como mis padres, todavía tienen esta gran influencia y en quién me convertiré?

Me sentí llena y vacía a la vez, me sentí apoyada y abandonada, sentí que tenía todo a mi favor y todo en contra, pero sobre todo me sentí impotente, y ese sentimiento fue difícil de sacudir, a veces aún ahora me cuesta reconocer mi propio poder e independencia. 

Y es precisamente ese sentimiento de incertidumbre lo que me hizo hacer preguntas clave.

¿Soy emocionalmente estable?

Nadie y quiero decir nadie está 100% sano, todos necesitamos terapia y todos deberíamos ir y tratar de mejorar, intentar sanar nuestras heridas de infancia. Sin embargo, muchas personas no lo hacen, ni siquiera sienten que deban tener algún tipo de terapia. He estado en terapia desde que tenía 15 años, me diagnosticaron Desorden de Depresión Mayor a los 36 años y soy una persona ansiosa, altamente funcional que lucha cada día por no ser adicta al trabajo. Así que mi respuesta fue, soy lo suficientemente estable para navegar por este mundo, pero no lo suficiente como para ser totalmente responsable de un niño, de otro ser humano, con sus propias ideas, gustos. Una persona completamente nueva. 

¿Soy financieramente capaz de cubrir mis deseos y necesidades y las de un niño?

Esta pregunta es engañosa porque todo se reduce al estilo de vida que deseas. No es ningún secreto que invertir en bienes raíces, automóviles, ropa y educación es cada vez más costoso que antes, y estudios recientes muestran que es posible que se necesite hasta un millón de pesos para criar a un bebé durante sus primeros 18 años. Debo aclarar que en México, al contrario de USA, se espera que los padres paguen la educación integral de sus hijos. Sí, así es, hasta la universidad. Esto significa que es posible que debas dejar de hacer cosas por sí misma para proporcionar lo necesario para tus hijos o tener suficiente dinero para hacer ambas cosas. Entonces mi respuesta es, soy capaz de mantenerme a mí misma y vivir un estilo de vida cómodo, pero no hay forma de que pueda vivir de la misma manera si tuviera un hijo, y como no estoy dispuesta a dejar de vivir de la manera que quiero. Dije que no.

¿Estoy preparado mental y emocionalmente para estar disponible las 24 horas del día, los 7 días de la semana para un bebe?

Si tienes un hijo, sola o en pareja, existe la posibilidad de que tengas que estar disponible todo el tiempo, y como mujer es aún más esperado. Imagínate esto, estás cansada, llegas del trabajo y este niño tiene hambre y pide comida, que debes darle porque es un bebé y no puede hacerlo solo. Mi respuesta es: si estoy cansada y quiero tomar una copa de vino, ver Disney Plus y estar en pijama después de un largo día de trabajo, y eso es lo que quiero hacer, así que NO. No estoy disponible.

¿Es el mundo actual lo suficientemente amable para un niño?

No sé si te has preguntado esto antes, tal vez sí, tal vez no. Yo me lo he preguntado tantas veces, incluso ahora, y sigo recibiendo la misma respuesta. No, este mundo no es amable. He conocido gente increíble y amable en el transcurso de mi vida, pero no creo que este mundo sea lo suficientemente amable, ya no. Tal vez, podrías pensar que esta es una forma muy oscura de pensar, pero al final del día lo hago y por eso. Yo también digo NO a la maternidad.

Si llegaste hasta aquí y estás de acuerdo con las respuestas, tal vez deberías reconsiderar ser madre o padre, pero si aún quieres serlo, realmente te animo a que te hagas preguntas aún más difíciles y hagas los cambios y las mejoras necesarias en su vida para ser un buena madre y un buen padre.

Published by Laura Cortes - Business Coach

I help entrepreneurs to Source, Develop & Sell Products From China | Business Consultant & Specialist

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: